Ingresar al Correo

 

Luego del incidente de este viernes 6 de octubre con un bus del Sistema que presentó humo en el motor, el gerente de Transmetro, Ricardo Restrepo, nuevamente exigió a los  concesionarios mejorar la revisión de la flota para evitar este tipo de incidentes: “Ningún esfuerzo mayor será excesivo para que la flota de cada concesionario a disposición del servicio se encuentre en condiciones óptimas de funcionamiento, si bien es común que se presenten novedades mecánicas en la flota, la prevención y revisión han de ser una constante en nuestra operación”, manifestó Restrepo.

El hecho se registró hacia las 7:20 de la mañana, cuando un bus que cubría la ruta R1 comenzó a botar humo en la troncal Murillo a la altura de la carrera 10, lo que generó pánico entre los usuarios a bordo, quienes hicieron uso de las salidas de emergencia.

Por el incidente, 21 personas fueron remitidas a centros asistenciales, 18 de ellas a la Clínica Campbell y tres (3) a la Clínica La Victoria, con golpes leves y algunas esquirlas de vidrios. De estas personas 20 ya fueron dadas de alta y una (1) sigue en observación, por presentar golpes producidos por los usuarios al salir. 

De acuerdo con el reporte del operador, el hecho se presentó por un escape de aceite sobre el motor caliente, que produjo el humo, lo cual, pese a causar alarmas, no genera peligrosidad inminente en las personas. De hecho, al realizar la verificación del caso, no hubo ningún indicio de fuego.

Transmetro hace un llamado para que en circunstancias como estas se mantenga la calma y se esperen instrucciones del operador del bus para que la evacuación se realice de manera segura.

Bomberos entrega recomendaciones ante posibles emergencias

El teniente Jorge Castaño, oficial de servicio del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla, entregó recomendaciones frente a posibles situaciones de emergencia que se presenten en los buses del Sistema:

1. Es importante conservar la calma, no entrar en pánico y esperar las indicaciones.

2. Los operadores de los vehículos están entrenados con los protocolos definidos frente a este tipo de situaciones.

3. Las líneas amarillas deben están totalmente despejadas, teniendo en cuenta que, que en el caso de una situación de emergencia, el operador debe abrir las puertas y, si estas se encuentran bloqueadas por los usuarios, no es posible evacuar sin contratiempos.

4. Cuando le cae aceite al motor caliente se genera un humo blanco, pero estos buses cuentan con una tecnología que permite que inmediatamente el bus se bloquee y se apague ante esta situación.

5. Luego de que el bus se apague, el conductor abrirá las puertas para que los usuarios  puedan descender del vehículo. Se recomienda bajar en orden y no empujar.